Noticias


Argentina inicia la temporada de esquí

30 Mayo 2022

Ocho centros para todos los niveles

Con la llegada del otoño han llegado también las primeras nevadas a Argentina, con precipitaciones que auguran una gran temporada 2022. Los aficionados al esquí encontrarán en este país una gran variedad de opciones para practicar este deporte, con ocho estaciones repartidas a lo largo de todo el territorio, numerosas pistas rodeadas de bellos paisajes y precios interesantes. Pueden visitarse desde junio hasta octubre y cuentan con propuestas de esquí tradicional, fuera de pista, nocturno y de fondo, snowboard, paseo en trineo y caminatas con raquetas, entre otras muchas actividades.

Argentina cuenta con ocho centros para esquiar, con una gran variedad de pistas para los aficionados a este deporte y una completa oferta para realizar otras muchas actividades:

1. Cerro Catedral, Río Negro: el más grande de Sudamérica

Fundado en 1936, debe su nombre a los picos nevados que asemejan las torres de un templo medieval gótico. Desde su cumbre se obtienen unas impresionantes panorámicas de Bariloche, el Lago Nahuel Huapi y el paisaje patagónico.

Cuenta con 39 remontes, que pueden transportar a 29.000 personas por hora, y con 30 pistas, tanto para principiantes como para avanzados y expertos. Además, existen otras opciones, como motos de nieve y snow tubing o unos gomones que permiten deslizarse por laderas nevadas. También se pueden hacer caminatas por la zona o participar en excursiones para visitar La Cueva, formación situada debajo de una roca en pleno bosque. La travesía incluye un paseo en moto de nieve y una degustación gastronómica de ahumados, quesos, hongos, trucha, cordero, frutos rojos y chocolates.

2. Chapelco, Neuquén: ganador de los World Ski Awards

Situado a 1.980 metros sobre el nivel del mar, Chapelco ofrece unas magníficas vistas del Parque Nacional Lanín y del lago Lácar. Por quinta vez en seis años, fue galardonado en los World Ski Awards 2020. Dispone de 140 hectáreas y de 28 pistas para el disfrute de esquiadores y amateurs. Los bosques que rodean la estación favorecen la buena calidad de la nieve, protegiéndola de los vientos y permitiendo que se asiente entre paisajes increíbles.

Se pueden realizar numerosas actividades, desde esquí hasta paseos en trineo, trekking entre nieve virgen y motos de nieve. Como en la mayoría de los centros, también se pueden alquilar equipos y recibir clases de esquí o snowboard.

3. Cerro Castor, Fin del mundo: el de la temporada más larga

Es la estación de esquí más austral del mundo. Situada a 26 kilómetros de la ciudad de Ushuaia, ofrece panorámicas mágicas desde la ladera. Su temporada se extiende desde junio hasta principios de octubre. Existe la posibilidad de alquilar la vestimenta y el equipamiento necesario y dar clases particulares o colectivas de esquí y snowboard. Además, esta estación es la única de Argentina donde es posible patinar sobre hielo. La pista funciona desde el 2018 y, mediante un sistema de refrigeración, permite disfrutarla durante toda la temporada invernal. Cuenta, asimismo, con un complejo de 15 cabañas emplazado entre bosques de lengas y naturaleza.

4. La Hoya, Chubut: la estación más familiar

Se encuentra cerca de la ciudad de Esquel. La Hoya abrió sus instalaciones en 1974, fue la segunda estación de esquí que se creó en el país. Se caracteriza por un ambiente familiar que la convierte en el lugar perfecto para disfrutar de unos días de vacaciones con niños, que también pueden participar en clases de esquí.

Dispone de 30 pistas aptas para todos los perfiles: dos para principiantes, 12 para intermedios, cinco fuera de pista, siete difíciles y cuatro para paseos más allá del deporte. Una bonita experiencia en este centro es la caminata con raquetas para nieve. Existe un servicio de alquiler con más de 700 equipos de esquí y 160 de snowboard.

5. Las Leñas, Mendoza: esquí nocturno

Es una de las pistas más largas de Sudamérica para practicar esquí (7.050 metros). Las Leñas es un paraje ideal para disfrutar del invierno argentino en el corazón de la Cordillera de los Andes, a 450 kilómetros de la capital de Mendoza y a 200 kilómetros de San Rafael, la segunda ciudad más importante.

La base del centro está a 2.240 metros sobre el nivel del mar y su cumbre, a 3.430 metros. Tiene 14 remontes para trasladar a esquiadores a sus 29 pistas de distintos niveles de dificultad. Para los más experimentados, Las Leñas ofrece la oportunidad de esquiar de noche bajo un cielo estrellado a lo largo de 2.000 metros de pistas iluminadas.

6. Caviahue, Neuquén: a los pies de un volcán

Montañas, lagos, cascadas y bosques son algunos de los protagonistas del centro Caviahue, a 360 km de la ciudad de Neuquén, y ubicado a los pies del volcán Copahue. Promueve un turismo responsable, que minimice su impacto en el medio ambiente, por lo que los visitantes están obligados a seguir las normas de protección de la naturaleza.

Quienes no sean aficionadas a esquiar, Caviahue les ofrece otras alternativas, como excursiones para explorar el entorno, donde encontrarán lagunas, bosques de araucarias, cascadas congeladas, cenas con panorámicas de ensueño y hasta villas termales.

Por otro lado, la estación ofrece alojamientos en la base de las pistas, para que los huéspedes puedan ir directamente desde sus habitaciones hasta las laderas.

7. Cerro Bayo, Neuquén: ideal para principiantes

A 15 minutos del centro de Villa La Angostura, este centro ofrece 200 hectáreas con vistas únicas al Nahuel Huapi. De las 22 pistas de esquí, el 22% son para principiantes –con la opción de dar clase-, el 33% para intermedios, el 24% para avanzados y el 15% para expertos. Su oferta se completa con actividades como trekking con raquetas, parques de nieve para los más pequeños y zonas para freestyle.

8. Cerro Perito Moreno, Río Negro: el paraíso del snowkiting

A 25 kilómetros de El Bolsón, una de las localidades más pintorescas de la Patagonia argentina, esta estación, que concentra nueve pistas, es ideal para combinar la actividad de nieve con paseos por la zona. Su cumbre alcanza los 2.216 metros sobre el nivel del mar y ofrece postales blancas únicas. Los más atrevidos pueden hacer snowkiting, una actividad que se realiza sobre pistas vírgenes con instructores. Como broche de oro, ofrece un recorrido nocturno que permite apreciar el trabajo de las personas que dejan las pistas listas para su uso al día siguiente.