Noticias


Austria confinada, las restricciones de salida se aplicarán nuevamente a todos los austriacos

22 Noviembre 2021

Austria se confina y se convierte en el primer país en imponer la vacunación obligatoria

A partir del lunes, las restricciones de salida se aplicarán nuevamente a todos los austriacos, en un nuevo confinamiento que durará 20 días y con el que el país alpino pretende poner freno a la más contagiosa de todas las olas de la pandemia hasta el momento. El gobierno de Viena acaba de anunciar además otra drástica medida: todos los residentes tendrán que vacunarse obligatoriamente a partir de febrero, convirtiendo así al país en el primero europeo en obligar a vacunarse.

 

Hemos adoptado una decisión muy difícil obligados por las circunstancias, nos vemos forzados a adoptar una vacunación obligatoria», ha declarado el canciller Alexander Schallenberg, «a pesar de meses de persuasión, no hemos podido convencer a suficientes personas para que se vacunen».

Desde el lunes, Austria vivirá su cuarto cierre nacional, después de que cuatro cantones hubiesen anunciado por su cuenta el cierre en sus territorios.

 

Tres semanas después, si las cifras de contagios lo permiten, terminará el cierre generalizado, pero continuarán las restricciones para las personas no vacunadas, además de continuar con la obligatoria mascarilla en todos los niveles escolares. Los padres que lo deseen, por otra parte, podrán dejar de enviar a los niños al colegio, aunque no tengan un certificado médico de enfermedad, y recibirán «paquetes de aprendizaje» elaborados por los colegios, que consisten en material didáctico que pueden desarrollar en casa con la ayuda de un adulto.

Actualmente Austria aplica ya la normativa 2G , que excluye a los no inmunizados, en la restauración, el ocio nocturno y los eventos más grandes. También exige un test a los no vacunados para participar en numerosos servicios y esto ha llevado al circuito de laboratorios al borde del colapso. El Ministerio de Sanidad ha hecho un llamado a los estados y laboratorios federales para que dejen de ingresar los resultados negativos de las pruebas en el registro epidemiológico debido a la sobrecarga técnica. Ya solo se registran los positivos.