Noticias


Madrid y Barcelona: las reservas hoteleras logran niveles prepandemia

5 Noviembre 2021

Una vez finalizada la temporada estival, que ha registrado un buen comportamiento en los enclaves de costa gracias al mercado nacional, comienzan a reactivarse los destinos urbanos. De hecho, en Madrid y Barcelona, las dos ciudades más grandes de España, por primera vez desde el inicio de crisis sanitaria, las reservas hoteleras han superado las cifras prepandemia

El impulso de las reservas hoteleras tanto en Barcelona como en Madrid es superior al de otras ciudades europeas emblemáticas como París (93,4% con respecto a las cifras de 2019), Londres (91,86%), Berlín (74,28%) y Ámsterdam (81,37%).

Los buenos datos de las dos ciudades españolas coinciden con la reapertura de la oferta de actividades en ciudades de todo el país, como restaurantes, bares, discotecas, teatros, museos y galerías de arte, así como con la asistencia masiva de público a eventos deportivos, ferias y congresos.

Dichas cifras son un indicador más de que España se encuentra en la quinta y última fase del ‘reinicio de las reservas hoteleras’, un proceso identificado por SiteMinder a través del cual las reservas de un país recuperan la normalidad tras la COVID-19.

 

Actualmente alcanza el 111,03%, frente a la media mundial que es el 80,88%. Asimismo, los viajeros internacionales han vuelto con fuerza a nuestro país, superando el mes pasado a los viajeros nacionales por primera vez desde el inicio de la pandemia.

“Estas cifras demuestran el enorme atractivo de los destinos españoles en todos los ámbitos, desde los destinos preferidos de playa en verano y las escapadas rurales, hasta las ciudades más emblemáticas del país”, afirma Sara Padrosa, directora de SiteMinder para España.

Sin embargo, los hoteleros no deben confiarse y conformarse, ya que “el nuevo y evolucionado ‘viajero dinámico’ que ahora se encuentran tiene un mayor nivel de exigencia que antes de la pandemia, está dispuesto y capacitado digitalmente para buscar las mejores ofertas y se ha acostumbrado a un mundo con conectividad 24 horas al día los siete días de la semana y a disponer de oportunidades de comercio electrónico aparentemente infinitas”, añade.