Noticias


Bruselas aprueba el registro de datos de pasajeros

19 Abril 2016

Se almacenarán durante cinco años y solo los seis primeros meses con toda la información. Pasado ese medio año, el nombre de los pasajeros desaparecerá automáticamente y solo se podría volver a identificar en caso de que lo ordene un juez. La Eurocámara deja la puerta abierta para que las autoridades nacionales puedan recoger y procesar sus datos PNR, ya que también gestionan billetes de avión para sus clientes.

 

Bruselas aprueba el registro de datos de pasajeros

Se almacenarán durante cinco años y solo los seis primeros meses con toda la información. Pasado ese medio año, el nombre de los pasajeros desaparecerá automáticamente y solo se podría volver a identificar en caso de que lo ordene un juez. La Eurocámara deja la puerta abierta para que las autoridades nacionales puedan recoger y procesar sus datos PNR, ya que también gestionan billetes de avión para sus clientes.

 

El Parlamento Europeo ha aprobado la nueva directiva que regula el uso del registro de datos de los pasajeros aéreos, denominadoRegistro del Nombre del Pasajero (PNR), cuyo principal fin es la prevención e investigación de delitos terroristas.

La norma, cuya aprobación h atenido muchas ida y venidas en los últimos cinco años obligará a las aerolíneas a entregar a las autoridades nacionales los datos de los pasajeros de todos los vuelos llegados a la Unión Europea desde terceros países y viceversa.

Entre los datos que aparecen están el nombre y apellidos, las fechas de viaje, el itinerario o la modalidad de pago, pero se han excluido otros elementos que podrían conducir a identificar las creencias religiosas del pasajero, como si ha exigido determinado tipo de comida.

Los Estados miembros tendrán que establecer una unidad de información sobre los pasajeros, organismo que se encargará de gestionar los datos recopilados por las compañías aéreas.

Los datos se conservarán durante cinco años, pero tras un periodo inicial de seis meses estarán enmascarados, es decir, desprovistos de toda aquella información (como nombre, dirección, datos de contacto y de pago) que serviría para identificar directamente a la persona a quien corresponden.

A priori, las nuevas reglas se aplican a los vuelos extracomunitarios, pero los Estados podrán extenderlas a los vuelos intracomunitarios, previa notificación a la Comisión Europea. Tras la aprobación por parte del Parlamento, la propuesta necesita ser adoptada formalmente por el Consejo, organismo formado por los Estados miembros. Una vez publicada en el Diario Oficial de la Unión Europea, las autoridades nacionales dispondrán de dos años para trasladarla a sus respectivas legislaciones.

En el caso concreto de las agencias de viajes y turoperadores, la Eurocámara no los incluye directamente en el proceso de recopilación de datos. Sin embargo, deja la puerta abierta para que las autoridades nacionales puedan recoger y procesar sus datos PNR, dado que también gestionan billetes de avión para sus clientes.

www.meet-in.es/